Valentino Rossi, de Assen a la eternidad

30-06-2018

Si una moto dispone de un motor que tiene una buena velocidad punta, es obvio que esta irá mejor en un circuito con rectas más bien largas. Por contrapartida, si su punto fuerte es el chasis, lo que le permite un buen paso por curva, esta será más eficaz en pistas con muchos virajes.

Esta era, hasta no hace tanto, la teoría, lo que nos indicaba que había circuitos mejores para determinadas motos que otros.

Pero últimamente hay una cierta tendencia a desmentir este axioma, incluso por parte de quienes más saben de esto. Dicen que si una moto va bien, lo hace siempre, sea donde sea. Porque nada es eterno. Que se lo pregunten a Lineker, que ha tenido que modificar su famosa frase sobre el fútbol y Alemania…

Esta semana he ido preguntando a cuantos me crucé si creían que Rossi podía ganar en Assen este domingo. Su palmarés en esta pista (8 victorias) nos lo podría hacer pensar, y las características del trazado holandés parecen ajustarse muy bien a las cualidades de su Yamaha. Según Alex Crivillé, que digo yo que de esto sabe un rato, dice que sí; que Vale lleva tres podios consecutivos en las últimas carreras del mundial, y que ya le toca; que es aquí donde el italiano consiguió la última victoria para su marca… de ello hace ya un año.

Pero no podemos olvidar que el italiano no corre solo, y aunque lo haga frente a una jauría a la que este escenario se le da peor que a él, o al menos esto es lo que dice la historia, no están dispuestos a respetar ni la historia ni los galones de nadie.

A su edad, 39 años, Rossi genera más disparidad de opiniones que nunca. Nadie cuestiona su calidad ni su potencial, pero la realidad es la que hay, si bien en los test que Yamaha hizo en Montmeló tras el GP de Cataluña parece que encontraron algo que les da un cierto soplo de optimismo. Ojalá. El campeonato les necesita.

Lo que son las cosas: ni Vale ni Viñales están contentos con su moto y, sin embargo, son los inmediatos perseguidores de Márquez y su Honda infalible, esa que se adapta como un camaleón a cualquier circuito. Veremos si también a Assen.

Rossi puede ganar en Assen este domingo. Si lo hace, muchas teorías se irán al cuerno. Incluso la que dice que nada es eterno.