Las estrellas de la F1 se apagan tanto como la liga

05-09-2020

Hubo un tiempo que a la Liga la acompañaban del calificativo “de las estrellas”. Hoy, sin CR7 o Neymar, y con un Messi con las maletas en la puerta del ascensor, los últimos resultados internacionales del fútbol español demuestran que este campeonato ha lijado excesivamente una patina brillante que parece haberse transformado en oropel.

El esplendor de sus dos más grandes franquicias -el Barça y el R.Madrid- ha perdido también cierto lustre, y criticar el modelo de su fútbol -antaño vistoso y hoy más bien anodino- está de moda. Mal asunto cuando las más grandes instituciones son cuestionadas ahora con tal intensidad.

Con la F1 pasa lo mismo. Recientemente comentábamos que Williams ya no pertenece a la familia que lo fundó, y su último título lo ganaron en 1997, con Jacques Villeneuve. De eso hace ya mucho, y la verdad es que no se divisa en el horizonte la posibilidad de que puedan volver a hacerlo.

Qué decir de McLaren y su errático deambular por el campeonato desde que su timón ya no lo maneja Ron Dennis, defenestrado del equipo por los accionistas en 2016 tras 35 años al frente del mismo. Hamilton fue el último piloto capaz de ganar un título con ellos en 2008, no ganan un Gran Premio desde 2012 (con Jenson Button en Brasil), y su último diploma del mundial de constructores se remonta a 1998.

Los últimos tiempos han sido tormentosos en el seno de los de Woking. No nos remontaremos a la guerra civil que se vivió en su interior en 2007 cuando coincidieron Hamilton y Alonso en su box. Pero el decepcionante segundo período de su historia con Honda (de 2014 a 2017) hizo que el equipo tocara fondo, y que su posterior asociación con Renault vigente en la actualidad apenas ha rentado algunos esporádicos brotes verdes en forma de dos podios.

Y si lo de Williams y McLaren entristece, lo de la Scuderia ya es de traca. El domingo pasado por primera vez en 15 años se quedaron sin puntuar en un GP.

Que los grandes coliseos deportivos hayan cerrado sus puertas al público a causa de la pandemia del Covid-19 está salvando a muchos dirigentes deportivos de unas pañoladas más que merecidas por parte de la afición. Binotto se librará de ella en un silencioso Monza.

Cuenta alguien con tanto saber de la historia del automóvil como José Miguel Vinuesa que cuando Enzo Ferrari vio su última carrera, la enfermedad que sufría le hizo dormirse. Al despertar preguntó ansioso si los Alfa Romeo habían superado a sus coches. Era 1988, y los del trébol hacía ya tres años que se habían retirado como equipo. En Spa, el domingo, superaron a los del cavallino rampante. El Comendattore, hoy, quisiera no volver a dormirse, pero para no vivir la pesadilla que es actualmente Ferrari.

Incluso Mattia Binotto considera que Ferrari puede tardar años en recuperarse de la oscura situación en la que se halla inmersa en la F1. Un drama.

Es cierto que en la F1 el éxito -y el fracaso- se produce por ciclos. Pero los dos últimos, con la era Red Bull del 2010 al 2013, o la posterior protagonizada por Mercedes hasta la actualidad, están siendo más largos de lo habitual. O, cuanto menos, se nos están haciendo muy largos.

Es como si el PSG hubiera tumbado al Bayern en la final de la Champions. El triunfo de una empresa sobre un equipo. Mal vamos.