El secreto del rey de la pista de baile

04-08-2018

Cuatro podios en sus cinco participaciones en MotoGP en el escenario de este fin de semana, dos de ellas con victoria. La más reciente la del año pasado, cuando Márquez quiso rendir homenaje al entonces recientemente fallecido Angel Nieto con una victoria de estrategia, como las que solía conseguir el zamorano, con aquel magistral cambio de moto tras haberse quedado el último en la segunda vuelta que le permitió dar una paliza a toda la parrilla, metiéndole casi doce segundos al segundo clasificado. Una exhibición como la que recientemente firmó en Sachsenring en el broche de la primera parte de la temporada antes de la pausa veraniega. Está claro que Brno es también un circuito que le va al de Cervera. Otro, para ser más precisos. Con esas cuestas que tan bien se ajustan a su motor, y con esos cambios de dirección constantes que tanto potencian ese baile ágil que hace sobre la Honda. ¿Se han fijado la gracia que tiene Márquez cuando baila, cuando hace monerías para celebrar sus éxitos, o simplemente cuando se decide a hacer reír a los japoneses de HRC con sus “gansadas”? Esa tontería, esa nimiedad, es el mismo gracejo con el que “baila” sobre una moto que siempre parece minúscula por la rapidez con que la mueve entre sus piernas. El baile del swiss-swsiss es sencillo… solo si se hace con gracia. Como Márquez.

Nani Roma ha declarado que, con lo joven que es el 96 –25 años–, tiene recorrido para ganar al menos diez títulos de la clase reina. Y Alex Crivillé, por su parte, ha señalado que no ve a Rossi o a Viñales capaces de dar alcance al de Honda para neutralizar los 46 puntos de ventaja que lleva al comando de la tabla.

Tradicionalmente, en Brno se solucionaban la mayoría de los fichajes para la temporada siguiente. El mundial llega ahora con todo el pescado vendido para 2019, de manera que el principal interés en adelante ya no es saber si Márquez volverá a llevarse el título, sino averiguar con cuánta antelación lo hará. Está en racha y dispone de una tranquilidad y estabilidad en todo cuanto le rodea que son gran parte de la clave de su hegemonía. Esto y, obviamente, su enorme calidad.

Este fin de semana Márquez disputa su carrera número 100 en MotoGP. De ellas ha ganado 40 y ha subido al podio en 70. Roma y Crivillé, astutos como toda la gente de Osona, saben mucho de esto y aciertan en su análisis: ¿cuál es el techo para este bailarín?