El premio a Raikkonen dispara el Mundial

26-08-2017

La noticia de la continuidad de Kimi Raikkonen con Ferrari, un año más, es el premio por su dócil conducta en el GP de Hungría, que puso en bandeja de plata la victoria de Vettel en el trazado magyar.

El anuncio constituye también un avance de la renovación del alemán por la Scuderia. Algo que se hará público, con toda pompa y circunstancia, la próxima semana en el mejor escenario posible para los intereses de Ferrari: Monza.

Que Seb haya decidido no moverse de Maranello tiene una gran trascendencia, puesto que repercute en la paralización de movimientos en las grandes escuderías. Su decisión hace pensar que nada se moverá ni en Mercedes ni en Red Bull, por lo que la anestesia aplicada por el tetracampeón mundial hace que los posibles cambios en las otras escuderías pase a adquirir un papel meramente anecdótico.

Sólo los planes de Alonso mantienen viva la llama del interés por el tema, ya que no creo que veamos muchas manifestaciones por la calle por lo que pueda pasar con el resto. Nadie se va a quedar sin cenar si Jolyon Palmer o Lance Stroll se quedan sin asiento.

14 puntos de diferencia sobre Hamilton, y el extra-boost que supone saber que tras la cita belga le esperan lugares como Italia (aunque correr allí siempre es un arma de doble filo para los de Ferrari) o Singapur (donde presumiblemente su coche ha de ir de cine), le dan a Vettel una motivación que se añade a la tranquilidad de su cantada renovación.

Que Kimi ya lo haya hecho, es revelador de que esto será así, porque esta era una de las peticiones de Sebastian.

Hay quien dice que, a final de año, Hamilton puede lamentar la honestidad que demostró al devolverle la posición a Bottas sobre la línea de meta del Hungaroring. Hay quien le ha llamado “tonto”, incluso, por ceder unos puntos que luego pueden ser cruciales en su pulso con Vettel. Tal vez, aunque yo no utilizaría esta palabra. Qué quieren que les diga. Me sigue gustando la ética en el deporte. Cuestión de estilo. O del lujo de escribir aquí, y no en otros lugares.