Articles

Dicen los más viejos del lugar que no recuerdan un agosto como este en la F1. Es lo que le llaman la "silly season". O, lo que es lo mismo: la tontuna del momento, la caraja en la que se suma el personal con las especulaciones sobre los cambios en el "mercato" de las estrellas del volante para la temporada siguiente. Chascarrillos del calor, propios de aquella expresión que define el runrún como "serpientes de verano". En tiempos de Ecclestone se sabía que el mangoneo entre equipos, pilotos, managers y demás estaba a la orden del día en el reparto del pastel. Se decía que no había nadie como el "tito Bernie" para manejar las martingalas en torno al reparto de papeles, con una capacidad para barajar los contratos a una velocidad más vertiginosa que la de los cubiletes de los trileros.… Seguir llegint
No será una carrera más, otra cita del calendario. La de Austria es una prueba con muchísimos puntos de interés… en un circuito con un trazado aburridísimo para las motos y genial para la F1, en el que, sin embargo, hemos visto grandes duelos de MotoGP en el pasado. El futuro de Pol Espargaró, la identidad de su sustituto en Honda, el estado de forma de su hermano Aleix tras la caída de Silverstone, el regreso de Marc Márquez aunque solo sea como "turista", el liderazgo de Quartararo, la racha de Bagnaia… No podían soñar los promotores de esta carrera, los reyes del márqueting en el mundo del motor, con una confluencia de argumentos de mejor calibre, con un zurriagazo de semejante dimensión que nos zarandee de la modorra estival a la que nos someten los calores del momento.… Seguir llegint
Alguien se ha empeñado en jodernos el verano, en no permitir que nos pongamos aún las bermudas y las chancletas. Después de que Red Bull sonrojara a Ferrari en Budapest, la F1 se ha ido -en teoría- de vacaciones. Y sin embargo nadie recuerda un arranque de este período de "inactividad" tan movidito. Se ha hablado del "efecto mariposa" que supuso que Sebastian Vettel abriera una cuenta en las redes sociales para anunciar su retirada a final de temporada, lo que desencadenó un torrente de movimientos inédito. También algunas interacciones que fueron auténticas meadas fuera del tiesto. Pero puede que todo comenzara con la guerra entre el equipo Chip Ganassi Racing y el McLaren Arrows por hacerse con los servicios de Alex Palou para el próximo curso. ¿En la Indy o en la F1? Ese es el… Seguir llegint
El GP de Francia supuso el paso del ecuador de la temporada de F1, pero en realidad será la prueba de este fin de semana, la de Hungría, la que marca "de facto" este hito con el inicio de la pausa de verano hasta la próxima cita -Bélgica- dentro de un mes. Pilotos, ingenieros, mecánicos y todos los que trabajan de un modo u otro en el campeonato necesitan este descanso tras doce carreras disputadas, y otras diez haciendo cola en el almanaque. El reglamento obliga a que las fábricas de los equipos permanezcan cerradas durante este período. Está prohibido trabajar en ellas, e incluso el tráfico de correos electrónicos entre sus miembros está controlado. Pero ya saben: hecha la ley… Siempre me ha costado mucho creer en el cumplimiento de esta normativa, a tenor de la competitividad… Seguir llegint
El abandono de Carlos Sainz en Austria por culpa de la rotura de su unidad de potencia fue algo más que una cabronada. No sólo porque se produjo en el último tramo de la carrera; no únicamente porque privó a Ferrari de un nuevo doblete; ni siquiera porque el español perdió 18 puntos de golpe y porrazo, o porque con la explosión del propulsor se esfumó el que prometía ser su sexto podio de esta temporada, encadenado a la brillante victoria de Silverstone. Hacía tiempo que no veíamos una avería así, con un último resuello tan aparente que hizo que la tapa del motor se hinchara y deshinchase como pasa con los pulmones en el último estertor de un moribundo antes del trance definitivo. El eco de la vaharada mecánica no terminó con el graznido del metal. Su onda expansiva va más… Seguir llegint
Si usted tiene una edad, amigo lector, probablemente recuerde un anuncio de televisión de Repsol de hace unos años en el que aparecía Carlos Sainz cuando corría con Ford en el mundial de rallyes. El Matador entrenaba en un tramo frente la cámara, y en cada pasada que hacía se detenía junto a sus mecánicos y les decía "Se puede mejorar. ¡Todavía se puede mejorar!", lo que provocaba el hastío de sus asistentes técnicos por la obsesión enfermiza del piloto con la búsqueda de la perfección.El creador de aquel story-board merecía un premio, que jamás supe si obtuvo o no pese a que el sport era sensacional. Pero el caso es que por medio del mismo quedaba muy claro cual era el método de trabajo del piloto madrileño: trabajar, trabajar y trabajar sin descanso. Cuando Sainz aterrizo… Seguir llegint