Articles

Igualar los cinco títulos de Doohan, situarse a sólo dos de los de Rossi en la categoría reina, hacerlo en casa de Honda y a la primera oportunidad, en el primer match ball. El objetivo es tan bonito, como claro y conciso. Pero, aunque los números juegan a su favor, aquí no hay nada escrito. Motegi es un circuito de "stop&go", con unas características que parecen más favorables a la Ducati que a su moto, como ya acreditó Dovizioso el año pasado. Márquez ha demostrado muchas veces que no quiere saber nada con las matemáticas, aunque su sentido de la practicidad es muy alto. Pero proclamarse campeón, en Japón –como ya hiciera en 2014 y 2016–, y con una victoria, es una forma que le da más lustre aún a un título más que merecido, el séptimo de su palmarés.… Seguir llegint
Desde el Gran Premio de Turquía de 2005 que el mundial de motociclismo no pisaba un país nuevo. Tailandia será el trigésimo que acoja una carrera de este certamen fundado en 1949. Por lo que cuentan quienes estuvieron antes allí con ocasión de las carreras de Superbikes que se han celebrado en ese escenario, el circuito de Buriram está en medio de la nada, en un lugar desangelado y con pocas plazas hoteleras a su alrededor. Una situación que recuerda un poco la que vivimos, por ejemplo, cuando el campeonato llegó a circuitos nuevos en Sudáfrica o Argentina, más allá de Kyalami o Buenos Aires, puesto que tanto Welkom como Termas de Río Hondo nos parecieron lugares un tanto extraños la primera vez. La pista de Chang supone un viaje a lo desconocido. Sólo las conclusiones sacadas… Seguir llegint
Marc Márquez ya tiene una curva a su nombre en Motorland. La 10. Una de izquierdas, como a él le gusta. Está claro que el de Cervera se encuentra en Alcañiz muy a gusto (tres victorias en MotoGP, y otra en Moto2). Aunque uno ya no sabe dónde no es así; si le van mejor las curvas a la izquierda, las de derechas… o las rectas. Si no, tal vez no tendría tantos podios –112– como el gran Mike Hailwood; diez este año. Y lo que te rondaré morena, porque todo el mundo reconoce que está en racha, y que su trayectoria es tan imparable como infinita. Junto al viraje, un monolito en su honor que mide 3'40 metros, el doble de la altura del de Honda. Dicen que pesa seis toneladas. La mitad de lo que debe ser la losa que desde hace quince días ha enterrado de por vida a Romano Fenati.… Seguir llegint
Una vez, de camino al karting de Osona, adelanté con mi moto uno de esos coches minúsculos que llevan aquellos que no tienen edad para la licencia de conducir automóviles "normales", o los que no han sabido aprobarla. Al rebasar aquel micro-car, me di cuenta de que su conductor, que viajaba solo, transportaba en el interior una moto totalmente desmontada. Más tarde, ya en la pista de Vic, llegó aquel artefacto, manejado por un joven que despuntaba en las carreras del nacional de velocidad, y que aún no podía conducir otro vehículo de cuatro ruedas que no fuera aquello. Como no llevaba mecánico ni asistencia alguna, empezó a armarse la moto él solito, para una jornada completa de supermotard. Era Tito Rabat. Aquel gesto, aquella tontería, me demostró que aquel piloto… Seguir llegint
Que Márquez está que se sale, y que Yamaha atraviesa una de las peores rachas desde que compite en MotoGP son realidades conocidas. Marc aumentó en Austria su ventaja al frente del campeonato por quinta carrera consecutiva. Ya tiene 59 puntos sobre Rossi –que tiene a Lorenzo encima–, y ha ganado cinco de las once carreras disputadas, en las que ha hecho podio en nueve y dos ceros en las restantes. En las cinco últimas ha sumado 106 puntos, ha ganado dos y ha hecho pole en todas. Sólo los números de Jorge se le acercan. Es una locomotora sin frenos camino de un nuevo título. Su situación contrasta con la de Yamaha, que si no gana este domingo ya llevará veintidós carreras desde su última victoria (GP de Holanda 2017), e igualarían la sequía que tuvieron entre 1997 y 1998. Desde… Seguir llegint
Siempre he estado en contra de los "cupos". Me parecen algo empobrecedor y reduccionista, en el orden y ámbito que sea, y me hacen pensar en las "cartillas de racionamiento" de nuestros abuelos. Cuando alguien es bueno en su trabajo, y tiene capacidades para desarrollarlo, debería poder ejercerlo sin estar condicionado a su género, color de piel o nacionalidad. Los "cupos", en general, me parecen un solemne papanatismo. El talento es un bien tan preciado, que distribuirlo de forma "alíquota" me parece absurdo. En un tiempo, tener licencia española podía llegar a ser una ventaja para aquellos pilotos que se quisieran dedicar profesionalmente a este deporte. Alberto Puig me confesó hace años que no había oficio mejor pagado que el de ser piloto… Seguir llegint